Siempre he escuchado decir que Chile es un país privilegiado por estar protegido por la cordillera de Los Andes de muchos animales o insectos peligrosos. Claro que eso no cuenta si tomamos en cuenta a las arañas. Si una persona con fobia a las arañas, es mordido por una de ellas, toda su vida pasa en unos segundos frente a sus ojos y el miedo comienza a apoderarse de su mente. Lo prudente es conservar la calma y recurrir rápidamente a un centro de salud en lo posible con el cuerpo del delito (si es que no quedó hecha papilla bajo la suela de nuestro zapato). Durante el trayecto por ningún motivo comente el hecho con el taxista, como lo hicimos nosotros hace unos días cuando mi esposa necesitó acudir a un centro asistencial pues no paraba de lanzar frases como: - Oiga eso es muy peligroso. -Una vecina mía casi se murió. -Sentía que se ahogaba. -No podía mover el cuello. -Casi no respiraba. Para luego mirar a mi esposa y preguntarle: -Sra. Usted va respirando ?.... Ya en el centro hospitalario, el médico preguntó si la araña era de rincón o común. -No lo sabemos..; ahí supimos que la diferencia estaba en el largo de las patitas.. Y yo me pregunto: quién anda midiendo las patitas de las arañas?... Unas tres horas después, todos los exámenes salen negativos y aliviados volvemos a casa con receta médica y con una extensa lista de medicamentos utilizados en la atención de urgencia. La araña nos dió una gran mordida, una gran mordida ....al bolsillo. Todo sea por la salud.